No cerramos por vacaciones

David me repite una y otra vez que haga un post sobre las manías de un apasionado del ciclismo Y no se si contar los bueno o lo malo…. Porque tenemos donde elegir…. Hoy empezaremos por un clásico.  Las vacaciones y el coche. La verdad es que un día te das cuenta que  no sabes como te ha convencido y has normalizado que cada vez que  salimos de vacaciones nos llevamos la bici….  Es una persona más en nuestra relación a la que tiene que dedicar tiempo y cuidados. Cada vez que salimos  de viaje quita los asientos de atrás, desmonta la bici y empieza hacer un tetris con las maletas y claro nuestro coche no es muy grande  y  tengo la sensación de llevar  un montón de hierros  en la espalda y las ruedas de la bici casi en la cabeza. Siempre tenemos la misma conversación ¡ si pudiéramos tener una furgoneta para viajar y no tener que desmontar la bici! … ahí yo me imagino  una clásica para poder decorarla…

transparent